EL PADRE DEL PILOTO

EL PADRE DEL PILOTO

Si vas a una carrera o miras un programas de televisión, verás que todos hablan del piloto, del mecánico, del chasis, del motor, etc... Pero nadie presta atención a él, EL PADRE DEL PILOTO, nadie ve que detrás del cerco del circuito hay alguien que mira, reza , sonríe y llora al mismo tiempo. Que su corazón reboza de alegría ante el triunfo y se destroza del sufrimiento y dolor ante cada caída... Que antes de cada carrera prepara con cariño y emoción, que piensa en todo para que no falte nada ese domingo y sea perfecto... no es fácil ser EL PADRE DEL PILOTO, una mezcla de emociones desfilan por su cabeza. Es necesario el triunfo para que si hijo sea feliz, pero esta el peligro del golpe que duele y desespera. Reza, pide, implora, quiere que gane pero que no se golpee. Y la incertidumbre no llega a su fin hasta que termina la carrera y empieza nuevamente en la próxima competencia. EL PADRE DEL PILOTO, nadie se da cuenta pero ahí está, no pide nada, solamente da, alienta, acompaña, aconseja y cubre de cariño encontrándolo domingo a domingo, sus emociones mezcladas y su corazón palpitante hasta el final de la competencia.

By: Leandro Espasandin